Nuestra supervivencia es lo que está en juego


verdad incomoda - Nuestra supervivencia es lo que está en juego«Los seres humanos están sentados en una bomba de relojería. Si la mayoría de los científicos del mundo tienen razón, nos quedan apenas diez años para evitar una catástrofe de grandes proporciones que podría hacer entrar el clima del planeta en una espiral destructiva con temperaturas extremas, inundaciones, sequías, epidemias y oleadas de calor hasta ahora desconocidas. Una catástrofe preparada por los hombres…».

‘UNA VERDAD INCÓMODA’ es un documental sobre los efectos devastadores del cambio climático. El ex Vicepresidente norteamericano Al Gore, autor del libro «La verdad incómoda», muestra un contundente y preocupante retrato de la situación del planeta, amenazado por el calientamiento global provocado por las ingentes emisiones de CO2 por parte de la acción del hombre. Un buen lugar para empezar, y continuar, un proceso de concienciación que difícilmente puede ser más urgente. Su leyenda reza: «La película más aterradora jamás vista».

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=zuikmRBNcu8&hl=en&fs=1]

PD1: Recomiendo otro libro de Albert Gore, editado en 1993, titulado «La Tierra en juego. Ecología y conciencia humana». Todo un libro de consulta que forma parte de un periplo personal de Gore, iniciado veinticinco años antes de su edición, para conocer a fondo la crisis ecológica mundial y estudiar los medios para resolverla. Y, para aquel que lo desee, invito a la lectura de su capítulo 12, titulado «Una civilización disfuncional».

PD2: La web de esta película/proyecto ofrece también una bitácora, iniciada en septiembre de este año, que permite comentarios a las noticias que publican. La incluyo en mi ‘blogroll’.


Comentarios (12)

  1. Hombre, yo lo uso para diferenciar la «corriente ecológica» a la que nos podemos sumar todos sin distinción, y ser «medioambientalista» desde un punto de vista profesional, de preparación en estudios, pues con mi Master en Medio Ambiente Urbano y otros, me considero así: medioambientalista, o sea, profesional del medio ambiente…

  2. Hola Carlos:

    Si había entendido lo que querías decir, y lo mío ha sido un comentario en positivo, pues creo que esto no es una labor de unos o de otros, sino de todos. Un problema mundial que afectará por igual a liberales, conservadores, progresistas, socialistas, comunistas, etc… Que sufrirán todas las especies sin tener culpa de ello. Algo que, siendo egoísta, me afectará a mi y a los míos, a todos nuestros seres queridos; todo por lo que siempre he luchado y que tantas veces he prometido defender, considerándolo mi obligación moral y, por qué no decirlo, mi devoción.

    En esto seguro que coincidimos y, a buen seguro, trabajaremos juntos para, al menos, intentar solucionarlo.

    Un abrazo 😉

  3. Lo de utilizar la palabra «medioambientalismo» no tenía mala intención, sólo que últimamente la veo en circulos conservadores – liberales, para desmarcarse de un caracter peyorativo que algunos medios le dan a la palabra «ecologismo». También tengo que decir que en otros paises de la Unión Europea o en EUA esta última palabra no tiene matices peyorativos,
    un saludo

  4. Lo de utilizar la palabra «medioambientalismo» no tenía mala intención, sólo que últimamente la veo en circulos conservadores – liberales, para desmarcarse de un caracter peyorativo que algunos medios le dan a la palabra «ecologismo». También tengo que decir que en otros paises de la Unión Europea o en EUA esta última palabra no tiene matizes peyorativos,
    un saludo

  5. Hola Carlos:

    Totalmente de acuerdo con la frase que, por otra parte, siempre he defendido. Y creo conveniente recordar un post que publiqué el pasado 12 de agosto: «Recompensémonos haciendo un Planeta saludable».

    Lo que no llego a comprender es lo de «como preferis decir», pues no creo que estemos como para diferenciarnos en estos asuntos, ¿no? Por mí, llámalo «ecologismo», «medioambientalismo», «x» o como quieras, que lo importante, lo único importante, es trabajar porque nuestros descendientes, y casi diría que nosotros mismos, puedan disfrutar de un planeta que nosotros debimos, debemos y deberemos mantener.

    Trabajemos todos unidos en este asunto.

    Un abrazo.

  6. De acuerdo Orlando. Pero tenemos que recordar la primera máxima del ecologismo (o medioambientalismo como preferis decir):

    «Piensa Global actúa Local»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *