Hablemos del… Gobierno Madrid


roberto carlosEmulando al gran dúo ‘Tip & Coll’, al que hace tres días le dediqué un post con motivo del fallecimiento de José Luis Coll, recuerdo aquella frase que hicieron tan famosa y que decía, en presente, “Hablemos del… Gobierno» Madrid.

Antes de escribir este post, me he prometido a mí mismo que, si Ramón Calderón me lo permite, este será mi último artículo del Real Madrid en una larga temporada, pues no quiero sentirme cómplice del daño institucional que están provocando el entrenador, el director deportivo y, sobradamente, el fatuo (p)residente.

Hará unos dos meses, el Real Madrid fue eliminado de la Copa del Rey por un, con todos mis respetos, difuso Real Betis. Y, hace tan sólo dos días, cayó en los octavos de final de la Champions League ante un envejecido, aunque perseverante, Bayern de Munich. Esto, por más que lo quiera vender la maquinaria de marketing de Concha Espina, ni es producto de la mala suerte ni de los árbitros, que bastante hicieron pitando el penalti de Lucio a Robinho, sino el resultado de una nefasta dirección deportiva que miente en los ¿fichajes? [1] [2] [3], prohíbe participar a jugadores de la talla de David Beckham (igual me da ya que sea bueno o no técnicamente, cuando es uno de los que más se sacrifican en el campo) y compra jugadores sin la preparación suficiente, cuando menos para jugar en el Santiago Bernabéu, por precios desorbitados, olvidándose que estos fracasos los pagamos todos los socios… aunque ya sabemos que a Calderón le gustaría convertirse en el nuevo Roman Abramovich.

En estos momentos, a un día de la visita al Camp Nou, para reconocer al Real Madrid hay que mirar al lado izquierdo de su camiseta -para ver el escudo- y a su derecha -para comprobar que, efectivamente, una vez fuimos proclamados por la FIFA como el mejor equipo del siglo XX-. Y encima, como diría Televisión Española en los últimos segundos de la final olímpica de baloncesto en Barcelona ’92 haciendo referencia a los jugadores de los Estados Unidos, “nos estamos quedando sin juguetes”… Hace unos meses, Beckham anunciaba -algo lógico- que a final de temporada abandonaba el Madrid [GRATIS] porque los ‘negociantes’ del Club no supieron retenerle, y esa es la auténtica verdad. Después fue Ronaldo, quien fue malvendido al AC Milán [7’5 M.] cuando los delanteros brillaban (y brillan) por su ausencia. Esta noche, con el cariño y la admiración que le profesa a esta entidad, el gran Roberto Carlos ha anunciado -ante los micrófonos de Onda Cero- que no renovará por el equipo [GRATIS] en el que ha vivido durante 11 temporadas, en el que ha crecido como futbolista y como persona, y al que tantos días de gloria ha proporcionado.

roberto carlosEntiendo, como no podía ser de otra manera, que el Real Madrid debe rejuvenecerse, pues la media de edad no es todo lo aconsejable que debiera. Pero lo que no llego a comprender es que, como recambio de estas figuras del balompié, se traiga a ‘promesas’ de la talla de Gonzalo Higuaín, Fernando Gago o, incluso, Marcelo Vieira, dejando marchar a los José Manuel Jurado, Álvaro Arbeloa, Roberto Soldado, etc. Resumiendo en ‘cuatro palabras’: LA MEN TA BLE.

Y, tras este ‘blogosférico desahogo’ (otra de las funciones de las bitácoras ;)), qué más decir de esta situación salvo que el Sr. Calderón -e incluyo a ‘O Rei’ Mijatovic y al ‘incomprendido’ Capello- es el mayor fraude, la estafa más dolorosa y el sablazo más mortal de una institución con 105 años de historia recién cumplidos.


Comentarios (7)

  1. EPAEP dice:

    El Real es sin dudad unos de los mejores equipos del mundo por ahi un poco lo que no me gusta es que se le da mucho espacio a los extranjeros cuando se deberia explotar un poco mas a las estrellas locales

  2. como... dice:

    Sin lugar a dudas el madrid es el mejor equipor y nadie lo puede negar

  3. laura dice:

    hola yo pienso que el madrid es el mejor equipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *