Sería imposible creerlo… si no ocurriera en China


ccc 001 - Sería imposible creerlo… si no ocurriera en ChinaImagina a tu perro siendo sacado de tu casa a la fuerza por la policía local y, tras ello, golpeado hasta la muerte delante de ti. Esta es la única manera que tienen en China de limitar a estos queridos animales domésticos: ¡Mate a su perro usted mismo y recibirá 63 centavos del gobierno! Una iniciativa horrenda.

Todavía, los miles de dueños de perros en China se enfrentan a una decisión tal debido a que un condado del sudoeste del país ha matado a más de 50.000 perros en una campaña del gobierno para detener la erupción de la rabia. Y, ahora, está a punto de pasar de nuevo en la ciudad oriental de Jining, ciudad del sur de Rutian, y muchas más ciudades de esta república asiática.

Tristemente, éste no es el único suceso en un país que no tiene leyes para el bienestar de los animales. Este tipo de campañas para asesinar perros es muy frecuente en China, generalmente para reaccionar ante los fracasos de los gobiernos locales en los controles antirrábicos.

ccc 002 - Sería imposible creerlo… si no ocurriera en ChinaEstas matanzas, realizadas a sangre fría, bien podrían evitarse si el gobierno se pusiera las pilas en prevenir dicha enfermedad a través de la vacunación y educación. Pero, el control de la población canina, en estos parajes, reposa en gobiernos municipales que, en su mayoría, no tienen ningún sistema de dirección para regular la propiedad del perro y, de esta manera, prevenir de sus enfermedades.

Muchos de estos perros fueron asesinados vil y lentamente, muertes agónicas ante los ojos de sus dueños, los cuales se encontraban indefensos para protegerlos de tan aberrante actuación. El atentado a estos perros, que tienen derechos legítimos, es también una violación de los derechos básicos de los chinos, poseedores de una Constitución que llama la protección de la propiedad personal, incluso de los animales de compañía.

ccc 003 - Sería imposible creerlo… si no ocurriera en ChinaLa Fundación Internacional para el Bienestar Animal (IFAW) ha convencido a algunos municipios para no llevar a cabo estas campañas, allá donde ocurrieron en el pasado, para el asesinato masivo de perros. China es muy sensible a la presión internacional respecto a este problema. Pero, sólo una legislación para el bienestar de los animales, desde el Gobierno Central, puede detener tan crueles acontecimientos y, así, dejar de tener lugar de nuevo en China.

¿QUÉ PUEDES HACER PARA DETENER ESTO?

  • Comunica a tus conocidos este asunto. Puedes enviarles un correo electrónico con el texto anterior, ponerlo en tu blog o página web, etc… Cuantas más personas sean conocedoras de este ultrajante e innecesario crimen canino, mayores serán las posibilidades de detenerlo.
  • Envía una carta al Embajador de China en España (otros países) instándole a detener esta privación de derechos de los animales y, de esta manera, de sus compatriotas.
  • Realiza una donación a IFAW para que puedan seguir incitando al gobierno chino a incluir en su legislación los derechos para el bienestar de los animales y, por consiguiente, prevenir contra su atroz tratamiento.

Comentarios (5)

  1. Angel contreras esparsa dice:

    estoy con ustedes para proteger a estos queridos animalitos

  2. Rosa dice:

    francamente es deprimente en todo el sentido de la palabra. Saber que este y muchos otros horrores se están dando en este momento y que uno no puede hacer «absolutamente nada». Es horrible el sentimiento de impotencia.

  3. Hola Bernardo:

    No te voy a contradecir, más que nada porque estoy casi totalmente de acuerdo contigo.

    Lo único que no entiendo, y me encantaría que lo explicaras, es la relación entre la llegada del capitalismo y la matanza de perros en China.

    Un abrazo, y luchemos todos juntos contra este tipo de ‘salvajadas’ que, en pleno siglo XXI, todavía son una lacra a extinguir…

  4. bernardo dice:

    La verdad es que China es un país de inagotable noticias negativas. La matanza abusiva y a golpes de perros demuestra una vez más, que allí ha llegado el capitalismo, pero no la democracia o el sentido común.

    ¿Existe alguna manera de parar los pies al gobierno chino, sin que la economía mundial se resienta?

    ¿Es ético hacer negocios con China, mientras persisten estás atrocidades?

    ¿Somos éticamente «buenos consumidores» comprando continúamente «made in china»?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *