Hablando de respeto, solidaridad y responsabilidad…


“Nuestra tarea debe ser liberarnos a nosotros mismos… ampliando nuestro círculo de compasión abrazando a todas las criaturas y al total de la naturaleza y su belleza” (Albert Einstein)

ParcheMi amiga Olga Costa, presidenta de la Protectora de Animales de Cambados (Pontevedra), me ha enviado una carta llena de lamentos por lo ajeno pero con la esperanza de quien hace mucho, que deberíamos agradecer profundamente, por los demás.

La carta nos habla de la amargada vida de un perrito que entre todos, ya sea a través de nuestra difusión con los medios que tengamos o de forma más directa, podemos cambiar. Aquí tenéis el mensaje íntegro de una persona aún más integra:

“El viernes pasado, a las 13:45 horas, recibimos una llamada de la policía donde se nos comunicaba que había habido un atropello en la carretera de Castrelo, con el resultado de un perro herido en el arcen. Intentamos coordinarnos y, con la ayuda de la protección civil que acudió al lugar mencionado, se recogió al animal herido y trasladó al albergue. El perro era pequeño y no se podía poner de pie, sospechábamos lo peor, (que tuviera la columna partida). A las 17:00 h. lo trasladamos al veterinario para que le hiciese una radiografía, para descartar cualquier problema y posible tratamiento del perro. Estando en la clínica veterinaria, tuvimos que sedarlo para hacerle las radiografías, porque tenía mucho dolor y mordía. Mientras esperamos que estuvieran las radiografías, le pusimos un nombre, PARCHE, por su peculiar cara. Cuando nos pusimos a mirar la radiografía nos llevamos varias sorpresas, las voy ir diciendo tal y como las fuimos viendo nosotros. Primero, la pata derecha de Parche no estaba rota, como nosotros pensábamos, sino que cuando tenía menos de un año lo atropello un coche fracturándole la pata, y su dueño le dejo que curase ella sola, y así se rompió el cartílago de crecimiento y la pata se desarrolló como pudo: “una pata más corta que otra y girando hacia fuera”. Tuvo un segundo atropello hace poco, en el cual el perro perdió el ojo derecho debido al impacto, su dueño no lo operó y, en el último atropello, que fue este viernes, presentaba magulladuras por todo el cuerpo y fracturadas dos costillas. Pero lo último de su dolor y calvario que ha pasado este perro en su corta edad es que tiene alojado en su cuerpo un impacto de perdigón. El dolor que ha pasado este perro con los atropellos y, aún encima, algún desalmado se dedica a dispararle. Parche, de pequeño, era el típico perro pequeño y peludito que buscan las personas como compañía, pero el tuvo la mala suerte de estar en una familia que lo veían como un objeto, que nunca le dio cariño. Parche viene siendo uno de tantos perros que malviven en nuestro precioso ámbito rural deambulando por las carreteras y molestando a vecinos y transeúntes, solo porque sus dueños nunca lo quisieron ni le educaron como debían tratar al mejor amigo del hombre. Ahora, desde el albergue, estamos curando a Parche y le vamos a pagar la operación de ojo. Pero lo más importante es que le buscamos una familia que le quiera y le cuide como verdaderamente se merece. Su mirada lo dice todo«.

La protección de los animales y el bienestar de los mismos no es sólo tarea de las protectoras de animales que tanto ayudan a la sociedad, pese a que las instituciones, en muchos casos, no las apoye de la misma manera. El ciudadano también tiene el deber ético y moral, como miembro activo de un problema social, de participar responsablemente en esta causa, por lo que hemos de ser solidarios con el sufrimiento de estos seres vivos y evitar que, desde la propia casa, se propague el problema.

La tenencia respetuosa y responsable es el primer eslabón para cortar la cadena de animales perdidos y abandonados. Y, es necesario recordarlo, las ordenanzas municipales, así como leyes autonómicas y estatal, prohíben cualquier tipo de maltrato a los animales domésticos. Ello, a pesar que tendremos que hacer muchísimo más para adaptar (siendo generoso) unas normas que son del todo insuficientes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *