Piratería o cómo coartar las libertades digitales


Lamentablemente para el Partido Socialista, el Gobierno ya no podrá controlar de forma unilateral los contenidos de la Red, tal y como pretendían, gracias a una oposición que sí piensa en las personas y en sus libertades individuales. Y lo quería hacer a través de la presentación de una Proposición No de Ley para hacer frente a la piratería cultural en Internet, por parte del diputado Rafael Simancas, con la que se permitía al Gobierno, sin una Ley, ordenar los contenidos de Internet.

El recorrido parlamentario de esta iniciativa ha estado lleno de incidentes para el PSOE, que ha puesto de manifiesto la falta de respaldo. El pasado 28 de octubre, Simancas presentó su proposición con la que se pretendía instar al Gobierno «a liderar una estrategia consensuada y eficaz que permita ordenar libremente la circulación de contenidos en Internet para hacer frente a la piratería, garantizando los derechos de los ciudadanos, favoreciendo el desarrollo de la industria cultural y asegurando la debida protección de la propiedad intelectual».

Este texto provocó un gran malestar en los usuarios de Internet, entre los que se encontraba la Asociación Hispalinux, y los socialistas presentaron el lunes una enmienda a su propia proposición, en la que ya habla de que este control se llevará a cabo «sobre la base del acuerdo de todos los sectores implicados: industria de contenidos, operadores de Internet, consumidores y usuarios». Al día siguiente, los populares presentábamos nuestra enmienda que habla de «hacer frente a las actividades ilícitas» y pide un «justo equilibrio entre los diversos derechos fundamentales, particularmente el derecho a la protección de los datos personales, libertad de expresión y de acceso a la información y la defensa de la propiedad intelectual».

Y así, con la aportación de otros grupos parlamentarios, ha surgido la transaccional. En ella ya se habla de que la estrategia se haga «de acuerdo con las conclusiones del Consejo Europeo de Ministros de Cultura de 20 de noviembre de 2008» para instar al Gobierno a «impulsar una estrategia consensuada y eficaz para hacer frente a las actividades vulneradoras de los derechos de propiedad intelectual en el entorno, sobre la base del acuerdo de todos los sectores implicados». Además, subraya que dicha estrategia «ha de garantizar un justo equilibrio en el ejercicio de los diversos derechos fundamentales, particularmente el derecho a la protección de los datos personales», entre otros.

Pese a ello, tal y como ha afirmado el diputado popular José María Lassalle, es lamentable que Simancas no se haya disculpado «con los internautas, a los que ha acusado de piratas», creando una «alarma social» que no podrá borrar. En Internet, señores ¿socialistas?, se guarda todo…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *