Google vs Microsoft: Los ‘imperios tecnológicos’ se contraatacan…


Si Google anunció, hace una semana, que sacará en 2010 su propio sistema operativo gratuito Chrome OS para netbooks (ultraportátiles)- para asaltar con rotundidad al ‘corazón’ del imperio de Microsoft, el sistema operativo Windows; hoy ha sido la afamada empresa de software propietario de Bill Gates la que ha contraatacado, enterrando oficialmente a Windows Vista, el sistema operativo que más quebraderos de cabeza ha dado a la multinacional y que ha supuesto el mayor desencuentro de Windows con sus clientes, que lo consideraban lento, de difícil uso y poco fiable, en favor de su nueva ‘criatura’: Windows 7.

Y, para evitar cometer los mismos errores que con Vista, que se lanzó sin que estuvieran disponibles las aplicaciones, actualmente hay 16.000 compañías de hardware y software construyendo aplicaciones sobre Windows 7. Así, en esta línea de compatibilidad, Microsoft ha querido aclarar que 246 millones de ordenadores en todo el mundo “ya podrían instalar Windows 7 sin necesidad de realizar ningún cambio”. Y, ha asegurado, Windows 7 generará un negocio a su alrededor de 320.000 millones de dólares y que las empresas que lo usen generarán tres millones de puestos de trabajo.

Pero, además del sistema operativo, también han presentado Microsoft Office 2010, que incorporará nuevas aplicaciones web -versiones online de Word, PowerPoint, Excel y OneNote- y que estará disponible para el público durante el primer semestre de 2010. La versión sencilla de estas aplicaciones será gratis a través de la Internet, como las herramientas online de Google.

De esta manera, Google y Microsoft se han lanzado a su asalto más importante: arrebatar clientes en los mercados de sus contrincantes. Se sabía que iban a intentarlo, pero sólo faltaba conocer la fecha. Y ya conocemos que será en 2010 cuando, con los lanzamientos de Google Chrome y Windows 7 (más el gratuito online Office 2010), se ha declarado una ‘guerra empresarial’ abierta donde decidirán los de siempre, los que salimos beneficiados cuando existe una ‘sana’ competitividad: los usuarios.

Y, mientras, la competencia emergente se queda a un lado o, mejor dicho, continúa trabajando en su línea esperando acontecimientos… y hace muy bien.


Comentarios (2)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *