Ciberseguridad: ¿Está España preparada ante un gran ataque?


Ayer, a través de la edición digital del diario El País, tuve la ocasión de leer un artículo acerca de la “ciberseguridad española” y la comparación de su estrategia respecto a países como Estados Unidos de América o Gran Bretaña.

Dicho artículo comenzaba diciendo que Neil Thompson, primer jefe británico de la ciberseguridad, va a reclutar a ex hackers para reconvertirlos en agentes del ciberespacio, y lanzando preguntas, con gran acierto, como ¿quién es el jefe de la ciberseguridad en España? o ¿cómo está organizada España ante un ataque de este tipo?

Por el momento, el Ministerio de Interior, responsable de la seguridad del Estado, ni siquiera se “ha planteado» crear un cargo cuyo cometido sea proteger al país del espionaje electrónico y de ataques cibernéticos, pese a que España es uno de los países con más ataques recibidos (192.921 hasta el momento), y Madrid la primera ciudad por alertas de riesgo, según Interoute.

Además, tampoco hay en nuestro país una única agencia encargada de proteger las redes y tecnologías de la información, por lo que cabría preguntarse, centrando el tema, ¿quién protege las infraestructuras tecnológicas en España? Por un lado, los Equipos de Respuesta a Incidentes de Seguridad de la Información, siendo seis en la actualidad, tres de ellos de ámbito nacional. Y, por el otro, el Centro Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas (CNPIC).

El pasado mes, el Senado ya pidió al Gobierno que mejorara la seguridad en la Red, aprovechando la presidencia española de la UE, encargando al Consejo Nacional Consultivo sobre Cyber-Seguridad (CNCSS), organismo que agrupa a empresas de seguridad, que elabore el Plan Estratégico de Seguridad. Mientras, el presidente del CNCSS, Juan Santana, quien también es consejero delegado de Panda Security, dice que «hay iniciativas, públicas y privadas, y protocolos, pero falta un marco de actuación común con objetivos claros y medibles».

Y mientras pasa el tiempo, mientras el Senado pide consejo al CNCSS, quien ha propuesto la creación del ciberzar (un organismo dependiente de presidencia del Gobierno, con criterio, autoridad y presupuesto para desarrollar un plan estratégico de ciberseguridad), mientras se siguen creando puestos políticos (de elevados costes) para dar imagen de buena ‘gestión 2.0’ (¿?)… el barómetro de seguridad de Interoute dice que España es, junto a Gran Bretaña, el país más ciberatacado del mundo.

Con todo lo que está aconteciendo, y habría que hablar también de la seguridad de los menores en la Red (Tuenti, Facebook, y demás redes sociales), la agencia europea ENISA ya ha advertido de la necesidad de prepararse ante un eventual «11-S digital». Pero nuestros políticos, sin distinción del lugar donde se encuentra su sillón en las Cortes Generales, continúan sin tener ni idea de cómo solucionar este problema y, lo que es peor, pues no nos debemos (ni nos deben) engañar, siguen sin saber qué dicen desde Bruselas y de qué narices están hablando ‘esos frikis’ (los que saben de esto) que se pegan tantas horas delante de la pantalla de eso que llaman “ordenador”.

Nuestra única esperanza, como ciudadanos, es el miedo que tiene el Gobierno a que les reprochemos en las urnas con la típica frase: «te lo advertí»


Comentarios (2)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *