La C.H.E. lleva vigilando la cuenca del Ebro desde hace 84 años


«La naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender» (Leonardo da Vinci)

edificio che - La C.H.E. lleva vigilando la cuenca del Ebro desde hace 84 añosPor un Real Decreto, de 5 de marzo de 1926, nacieron en España las denominadas Confederaciones Sindicales Hidrográficas (CSH), aprobándose por otro Real Decreto –de igual fecha– la constitución de la del Ebro, la más importante de las diez que han llegado a crearse en el territorio peninsular, y no sólo por la significación económica de la cuenca, sino por la trascendencia de los logros obtenidos.

Si bien no puede hablarse estrictamente de unos antecedentes concretos, es indudable que la prédica regeneracionista de Joaquín Costa y Lucas Mallada, sus desvelos en pro de una política hidráulica favorable a los riegos, y la consagración que, en razón a la mancomunidad de intereses a que dan lugar los aprovechamientos colectivos de aguas públicas, encontraron en las Leyes de Aguas (de 1866 y 1879) las tradicionales fórmulas asociativas de usuarios, bien merece tal consideración respecto de esa genial anticipación histórica que fueron las C.S.H., nacidas –al igual que, posteriormente, la Compagnie Nationale du Rhöne, en Francia, y la Tennessee Valley Authority, en Estados Unidos– como fruto de una teoría económica espacial que, entre las dos guerras mundiales, busca resolver problemas específicos de áreas delimitadas a base de la revalorización de sus recursos naturales.

No obstante, habrían de transcurrir más de cuarenta años para que el concepto de cuenca hidrográfica, como unidad de gestión de los recursos hídricos, alcanzara el valor universal que le confiere la Carta del Agua (Estrasburgo, 1968). Y algunos hitos destacados en el largo proceso de mentalización nacional fueron el Primer Plan Nacional de Obras Hidráulicas (1902), la Ley sobre auxilios del Estado a la iniciativa privada (de 7 de julio de 1911) y, de manera muy especial, la Ley sobre el Plan de Riegos del Alto Aragón (de 7 de enero de 1915), una vez superada la idea de un Estado abstencionista y con un tratamiento unitario de la obra hidráulica y la colonización del territorio.

cuenca ebro - La C.H.E. lleva vigilando la cuenca del Ebro desde hace 84 añosAsí, el Decreto de 6 de julio de 1917, institucionalizando el Sindicato Central de Riegos del Alto Aragón y abriendo a los usuarios el cauce participativo de la Junta de Obras, constituye su precedente más inmediato, siendo el artífice de este planteamiento el ingeniero Manuel Lorenzo Pardo, autor asimismo, al amparo de la preocupación que la Dictadura siente por las obras públicas y con el apoyo de la Academia de Ciencias de Zaragoza, del proyecto que sirve de base al Real Decreto por el que, a propuesta de Rafael Benjumea y Burín (Conde de Guadalhorce), ministro de Fomento, se crean las Confederaciones.

Y, de igual manera, mediante el ya mencionado Real Decreto, de cuya conformidad hoy se cumplen 84 años, se creó la Confederación Sindical Hidrográfica del Ebro (C.S.H.), con capitalidad en Zaragoza, aprobándose posteriormente –R. D. de 23 de agosto de 1926– el reglamento de la C.S.H.E. tras la campaña de divulgación dirigida a todo el país, siendo Antonio de Gregorio Rocasolano su primer delegado regio, y el propio Manuel Lorenzo Pardo su director técnico.

Actualmente, la C.H.E. es un organismo autónomo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, cuyas funciones están reguladas en el artículo 25 del Real Decreto 927/1988, que aprueba el Reglamento de la Administración Pública del Agua y de la Planificación Hidrológica.

Bibliografía: Revista de la C.S.H.E. y M.H.E. (67 números), Zaragoza, 1927-1933. Publicaciones monográficas de la C.S.H.E., M.H.E. y C.H.E. (36 volúmenes); Zaragoza 1926-1936. Lorenzo Pardo, Manuel: “La Confederación del Ebro. Nueva Política hidráulica”; Madrid, 1930. Memoria de la C.H.E. (1936-45)Zaragoza, 1945. Martín-Retortillo, Sebastián: “Trayectoria y significación de las Confederaciones Hidrográfica”.


Comentarios (1)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *