La Real Academia de San Luis homenajea a Federico Torralba


Esta tarde, desde la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis, homenajearemos al que, en el momento actual, es el único superviviente de una brillante generación de catedráticos universitarios de Historia del Arte aragoneses, entre los que cabe recordar a José Camón Aznar (1898-1979), Francisco Abbad (1910-1972), Julián Gállego (1919-2006) y Santiago Sebastián (1931-1995). Esto es, al Excmo. Sr. Dr. D. Federico Torralba Soriano, Presidente de Honor de la Real Corporación, quien nació en Zaragoza el 31 de agosto de 1913, por lo que cuenta con la edad de 97 años.

Tanto su formación académica, con licenciaturas en Filosofía y Letras y en Derecho, como su vida profesional transcurren en la Universidad de Zaragoza, iniciando su tarea docente en 1941, como Profesor Ayudante de Clases Prácticas en la Facultad de Filosofía y Letras. En 1956 obtuvo el grado de Doctor en Filosofía y Letras en dicha Universidad y, cinco años más tarde, fue nombrado Catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, así como de Salamanca (1970) y de Zaragoza (1972). En 1983 se jubiló sin abandonar sus tareas dentro del arte como profesor emérito y escritor, creando escuela en Zaragoza, y siendo el XXVIII Director de la Real Academia de San Luis, entre 1992 y 1997.

La trayectoria académica de Torralba puede considerarse autodidacta, fundamentada en la historiografía francesa, que ha cultivado en sus frecuentes viajes a Paris, desarrollando una apasionada y poco usual vocación por la pintura moderna, a la que dedica un revelador ensayo crítico en el año 1946, con el título “Trayectoria de la pintura moderna”. Desde Zaragoza ha impulsado y participado como crítico en uno de los principales movimientos artísticos de vanguardia, como el Grupo Pórtico, la primera abstracción española entre 1947 y 1952, formado por los pintores Santiago Lagunas, Eloy Laguardia y Fermín Aguayo, organizando el “Primer Salón Aragonés de Pintura Moderna” en 1949. Al mismo tiempo, ha desarrollado una importante labor de difusión del arte actual, mediante conferencias y exposiciones, desde la cátedra “Goya” de la Institución “Fernando el Católico”.

Es autor de numerosas publicaciones sobre arte de diferentes épocas y de diversas disciplinas artísticas, sin olvidar sus artículos sobre teatro. Así, con el título de “Pintura contemporánea aragonesa” firmó el libro básico y de referencia, publicado por Guara editorial en 1979, en el que resume en lenguaje académico su permanente labor como crítico de arte e impulsor de premios de pintura, como el San Jorge de la Institución “Fernando el Católico”, así como su tarea de galerista en Zaragoza (Kalos y Atenas) y de fomento de los grupos artísticos, como en el caso del grupo Azuda 40. En su inclinación por Francisco de Goya pesa, sin duda, como en José Camón Aznar y en Julián Gállego, su naturaleza aragonesa; siempre interesado por la obra de Goya en Aragón, defiende la madurez del artista como pintor en el conjunto mural de la Cartuja de Aula Dei, obra que -por su aislamiento- era poco conocida de la historiografía española, y a la que Julián Gállego dedicó también un estudio monográfico.

De esta manera, ha sido distinguido con tan diversos como merecidos honores, como la Medalla de Oro de la Ciudad de Zaragoza, el Premio Aragón de las Artes o la Medalla de Oro de la Institución «Fernando el Católico» de Zaragoza. Y esta tarde, en el Museo de Zaragoza, presentaremos su retrato oficial, realizado por el pintor D. Domingo García Ibáñez (Zaragoza, 1942), que adornará el Salón de Actos donde ya podemos contemplar a otros históricos Presidentes de la Real Corporación como, por ejemplo, el ofrecido la semana pasada por el académico Ilmo. Sr. D. Manuel Sancho Rocamora, el del Excmo. Sr. D. Félix O’Neille y O’Neille.


Comentarios (1)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *