El Barça y la Federación Española de Fútbol se saltan el Reglamento


«La esperanza es un buen desayuno, pero una mala cena» (Francis Bacon)

Ya estamos acostumbrados a que el Fútbol Club Barcelona ora no haga caso al Reglamento ora la Federación cierre los ojos (o incluso cambie la reglamentación, como en el caso del ‘cochinino & el JB’ o por aquel partido de Copa del Rey en el que comparecieron tan sólo 10 jugadores culés) en favor del club catalán. Pero lo que está sucediendo hoy en el Reyno de Navarra resulta ya esperpéntico, en cuanto a que los culés quisieran retrasar su encuentro con Osasuna, cuando los navarros no estaban por la labor, y que, como no lo retrasaban, han decidido llegar tarde a su cita futbolística.

El partido C.A. Osasuna-F.C. Barcelona debía comenzar a las 20 h., pero los de Josep Guardiola han llegado al estadio pasada esa hora, por lo que se ha decidido retrasar el choque 45 minutos, esto es, a las 20.45. Pero esto no es lo que dice el artículo 215 del Reglamento General 2010 de la R.F.E.F., que podemos encontrar en su página web:

    1. Los equipos deberán presentarse en el terreno de juego con una hora, al menos, de antelación a la señalada para el comienzo del partido de que se trate. Los equipos que decidieran no desplazarse hasta la localidad donde se dispute el encuentro con la antelación suficiente impidiendo con ello el comienzo del partido en el horario establecido o propiciando su suspensión, serán sancionados por los órganos disciplinarios correspondientes. La RFEF podrá instar a los clubes que para determinados partidos adelanten la llegada que señala el párrafo primero del presente artículo.
    2. Los futbolistas de ambos equipos contendientes no podrán realizar ejercicios de calentamiento ni actividad alguna en el terreno de juego en los diez minutos anteriores a la hora señalada para el comienzo del encuentro, debiendo ubicarse en sus respectivos vestuarios; habrán de estar en total disposición para acceder al campo cuando resten cinco minutos para el inicio del juego.
    3. A la hora fijada, el árbitro dará la señal de comenzar el encuentro. Si transcurridos treinta minutos a partir de aquélla, uno de los equipos no se hubiera presentado o lo hiciera con un número de futbolistas inferior al necesario, según determina el artículo siguiente, se consignará en el acta una u otra circunstancia y se le tendrá por no comparecido.

Esta es la teoría, pero en el Reyno de Navarra se está viendo la realidad: un equipo que no se presenta en el terreno de juego «con una hora de antelación», «impidiendo con ello el comienzo del partido en el horario establecido», que «podrá realizar ejercicios de calentamiento en el terreno de juego» pese a ello, y que ha retrasado el comienzo del partido en 45 minutos, en lugar de los «treinta minutos» establecidos.

En fin, este es el Fútbol Club Barcelona de siempre y la Real Federación Española de Fútbol de la era del Presidente Ángel María Villar. Y esto es algo a lo que ya estamos acostumbrados, aunque seguro que seguiremos teniendo tiempo de acostumbrarnos en el futuro, porque esto no se ha acabado… ¡Cómo hubiera cambiado la historia con Gerardo González!

Escucha este artículo    


Comentarios (1)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *