Francisco Umbral: “El presente es todo mío y moriré en presente”


«El español medio compra el periódico para tener ideas. Por veinte duros se hace uno socialdemócrata, neoconservador, liberal de izquierdas, rojo de derechas…»

Francisco UmbralHoy, 28 de agosto, se cumple un lustro del fallecimiento de Francisco Pérez Martínez, más conocido como Francisco Umbral, debido a un fallo cardiorrespiratorio. Cinco años sin esperar nuevas poesías, novelas, biografías o ensayos; pero, por encima de todo ello, cinco años sin poder desayunar cada mañana con sus inigualables columnas en el periódico (El País, Diario 16 y, en los últimos años, El Mundo), esas piezas que le llevaron a ser el mejor columnista y una de las figuras literarias más relevantes de España en las últimas décadas, con numerosos reconocimientos, entre los que destacan el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1996 y el Premio Cervantes de 2000.

En sus artículos practicó una especie de costumbrismo desclasado y antiburgués que no renunciaba al yo más intensamente romántico, intentando dar a lo cotidiano, en palabras del poeta alemán Georg von Hardenberg «Novalis», la dignidad de lo desconocido, mezclando calle y cultura e impregnándose a veces de una desolada ternura. Mientras, como cronista político hizo gala, además, de una gran acidez y mordacidad y una increíble intuición para captar la epidermis oculta de los asuntos.

Por ejemplo, y aprovechando para recordar una de sus grandes intervenciones de índole político, ofreciendo una actualidad infaustamente lógica, dijo: “Estábamos en lo de la austeridad, el control del gasto público y la cosa, pero sus señorías se han cansado de aburrirse gratis y ahora quieren aburrirse cobrando más, que la vida sube. No es muy ejemplar la medida mientras se tacañea un duro a los jubilatas, a los reviejos y a los muertos que hacen cola en el Seguro. Es una iniciativa de la derecha que ha caído muy bien en la izquierda. En cuestiones de trinque, todo el mundo se pone de acuerdo en seguida, y hasta hay un baranda que saca tabaco y se marca una ronda, anda ahí que el enfisema pulmonar se lo soplen los vaqueros de Marlboro”.

No obstante, sería injusto recordarle únicamente como columnista, dados sus más de 80 libros publicados, entre los que destacaría “Memorias de un niño de derechas” (1972), “Las ninfas” (1975), “Mortal y rosa” (1975), “La noche que llegué al Café Gijón” (1977) y “Trilogía de Madrid” (1984), etc.; así como las obras publicadas ya en el siglo XXI, entre las que se encuentran “Madrid, tribu urbana” (2000), “Un ser de lejanías” (2001), “¿Y cómo eran las ligas de Madame Bovary?” (2003); “Los metales nocturnos” (2003) o “Días felices en Argüelles” (2005).

Francisco UmbralAhora y con motivo de los cinco años de la desaparición del periodista, narrador y ensayista, la Fundación Francisco Umbral, que dirige Leticia Espinosa de los Monteros (Director Gerente), siendo María España –viuda del homenajeado– su Presidenta, ha organizado para el próximo día 22 de octubre una jornada de homenaje al autor en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en la que participarán escritores y amigos del escritor, y en el que se exhibirá una muestra fotográfica relacionada con su vida y obra.

También, en los próximo meses, se publicarán las actas con las ponencias del Congreso Internacional sobre Umbral, que tuvo lugar el pasado mes de octubre de 2011, en el que participaron Carmen Iglesias, Pedro J. Ramírez, Luis María Anson, Santos Sanz Villanueva, Gonzalo Santonja o Bénédicte de Buron-Bru, entre otros muchos expertos.

Unos homenajes y recuerdos que dejan patente el vacío dejado por el autor en el periodismo pero que, no obstante, si bien está ausente físicamente, continuará presente por su incuestionable y personal estilo tan actual como novedoso pues, como dijera él mismo, «el presente es todo mío y moriré en presente».


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *